Logotipo formacion e-learning

EVALUACIÓN

En todo proceso formativo se parte de una “situación de partida” (=situación inicial) y la necesidad de llegar a una “situación deseada” (=objetivos); para unir ambos puntos o situaciones se lleva a cabo una acción formativa (=enseñanza y aprendizaje), y, como es lógico, cuando esa acción formativa termina, lo deseable es saber cuál es la “situación alcanzada” (=resultados) y en todo caso si coincide con la “situación deseada”.

Parece haber un consenso al pensar que tan importante es la situación de partida, como la acción formativa o como el resultado final, de ahí que ahora se entienda la evaluación como un proceso, y que por tanto haya una “evaluación inicial”, una “evaluación medial” y “evaluación final”.

Relacionado con lo anterior, creemos que deben tenerse en cuenta muchos aspectos que hasta ahora casi no se contemplaban, y para ello son de inestimable ayuda las plataformas virtuales sobre las que se hacen los cursos on-line, dado que pueden informarnos de las horas de estudio o conexión, de las intervenciones en los debates establecidos en los foros, de cómo actúan ante un trabajo colaborativo, etc., en definitiva nos proporcionan muchos instrumentos con los que llevar a cabo una evaluación continua (añadimos que este proceso no sólo es válido para el alumnado, sino también para los responsables de la acción tutorial y, por extensión de toda la organización de la acción formativa).


Volver