Logotipo formacion e-learning

CÓMO ELEGIR UNA PLATAFORMA VIRTUAL

La variedad de plataformas existentes es amplísima, de ahí que sea imprescindible determinar con antelación los requisitos que vamos a exigir a esa plataforma. Desde luego lo más importante es hacer un estudio detallado de las necesidades formativas concretas, y a partir de ese estudio, comenzar a conocer las posibilidades que existen en el mercado.

¿Por qué queremos implantar la modalidad e-learning?
¿Cómo mediremos el éxito de la implantación?
¿A cuántas personas de la organización se implicará?
¿A quién va dirigida la acción formativa e-learning?
¿Qué funciones mínimas debe tener la plataforma?
¿Cuál es el calendario de implantación?

 

A nuestro modo de entender, hay una serie de preguntas clave que deberían ser contestadas antes de implantar la modalidad e-learning; será necesario invertir tiempo y trabajo en contestarlas, pero, en todo caso, hacerlo evitará sorpresas desagradables, ya que la implantación de la modalidad e-learning debe ser un avance, no un problema. Las preguntas claves que se deberían contestar son:

Independientemente de las necesidades concretas establecidas por cada organización y que se habrán contestado en las preguntas anteriores, existen una serie de requisitos que “a priori” se exigen a una plataforma:

- Que tenga una estructuración clara e intuitiva, esto es, que la navegación por ella no plantee grandes problemas.
- Que sea flexible, dicho de otra forma, que los cambios que se deban hacer en los espacios de comunicación y otras opciones se realicen de manera fácil.
- Que se puedan diferenciar los tipos de participantes para otorgar unos permisos u otros.
- Que admita diferentes formatos para el soporte de contenidos.
- Que ofrezca informes de seguimiento y evaluación.
- Que contenga todas las herramientas necesarias para que los/las participantes puedan interactuar entre sí.
- Que cumpla con los estándares del e-learning.


Volver