Logotipo formacion e-learning

HERRAMIENTAS DE EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO EN UNA PLATAFORMA VIRTUAL

Son las herramientas que almacenan la actividad de los usuarios/as en el sistema y permiten realizar su seguimiento y control, ofrecen en general informes estadísticos sobre los accesos de los/las estudiantes a los contenidos, participación en foros, descargas de archivos, horas de conexión, resultado de autoevaluaciones, etc.

Según lo dicho, no es difícil suponer que estas herramientas son una parte fundamental en cualquier plataforma: el personal encargado de tutorizar la acción formativa tiene toda clase de información necesaria para saber cómo procede cada alumno/a, y, por otra parte, cada estudiante puede controlar sus propios progresos, avances y resultados. Además, el personal encargado de la administración del sistema, podrá tener conocimiento en todo momento de las actuaciones de los tutores/as.

A continuación, examinaremos algunas de las herramientas de este tipo que incluyen la mayoría de las plataformas.

 

AUTOEVALUACIONES: son pruebas en las que el alumno/a es consciente de su aprendizaje, ya que las plataformas cuentan con programas que automáticamente las corrigen; aunque existen diferentes tipos de autoevaluaciones, las más extendidas son aquellas que presentan una pregunta y respuestas en forma de opción múltiple.

EVALUACIONES Y TRABAJOS: bajo esta denominación se incluyen exámenes o trabajos que el personal docente propone en un determinado momento para tener una prueba objetiva del avance de los formandos. Normalmente estas pruebas están activas durante un determinado tiempo fijado en la plataforma, ya que, aunque se hacen en la propia plataforma, la corrección es manual y personal del tutor/a.

PROGRESO GENERAL DEL ALUMNADO: tanto el profesorado como el propio alumnado puede saber qué progreso formativo está llevando, pero claro, la información que recibirán unos y otros difiere en la cantidad, esto es, el alumno/a, normalmente, accede a una pequeña estadísticas de los temas que ha estudiado, de las autoevaluaciones que ha hecho, de los trabajos que ha enviado y ya han sido calificados, etc. Sin embargo, cuando es el tutor/a quien accede a ese informe, el conocimiento es mucho más amplio, ya que la plataforma proporciona un seguimiento exhaustivo de cada estudiante: qué páginas ha visitado, qué tiempo ha estado en cada apartado, cuánto tiempo dedica al día, cuánto tiempo ha tardado en hacer una autoevaluación, cuántos intentos ha hecho de la misma autoevaluación, si ha visitado los links propuestos, etc. En definitiva, la persona encargada de tutorizar posee datos más que suficientes para llevar a cabo una evaluación continua individualizada.


Volver