Logotipo formacion e-learning

PLATAFORMA ESTÁNDAR O PROPIA

El siguiente paso tampoco es fácil, y es que casi siempre las organizaciones educativas o empresariales que desean implantar el e-learning se encuentran con un gran dilema: ¿plataforma propia o plataforma comercial?

La tentación de crear una plataforma o LMS “perfecto” existe en muchas organizaciones, de ahí que puedan intentar diseñar su propia plataforma a medida.

En este caso, por supuesto, la integración con el resto de programas informáticos de la institución está asegurada.

Lo normal es que la plataforma creada se instale en la red local de la institución o empresa, y requiere personal especializado para la atención de la misma y la realización de los cambios necesarios para su actualización y mantenimiento. Ello hace que los costes para el diseño y mantenimiento de la plataforma sean altos.

A nivel empresarial existen muchos casos de este tipo, pero, en esta ocasión, como ejemplo, mencionaremos el caso de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)[1].

La otra posibilidad que existe, como ya hemos dicho, es la utilización de una plataforma de diseño estándar que se comercializan. Estas plataformas han sido diseñadas por empresas o instituciones del mundo de la informática y del e-learning.


[1] En origen esta plataforma se creó ex profeso para esta institución, no obstante hoy en día se ha convertido en plataforma comercial porque el departamento correspondiente de la propia universidad la ha sacado al mercado.

Prácticamente todas ellas permiten cierto nivel de personalización a las características de la institución o empresa que la utilizará.

De las actualizaciones y correcciones de los errores se encarga la institución propietaria de la plataforma. 

En este caso, existen dos formas de hacerse con los servicios de esa plataforma:

 

Adquisición de la plataforma e instalación en la red local (instalación interna): En este caso es necesario que la empresa u organización disponga de las condiciones técnicas necesarias para la utilización de la plataforma y que cuente con personal especializado para su instalación y mantenimiento.
Asimismo, la institución que vende la plataforma también puede encargarse de la instalación y configuración inicial de la misma adaptándola al proyecto específico en que se utilizará, de la realización de los servicios técnicos al personal especializado y de la formación necesaria.

Alquiler de la plataforma para utilizarla a través de outsourcing (instalación externa): En este caso la institución que utilizará la plataforma no tiene que disponer de los requerimientos técnicos necesarios para el funcionamiento de la aplicación ni disponer de mucho personal especializado para su mantenimiento, ya que la utilización de dicha plataforma se hace desde Internet. La empresa que ofrece el outsourcing se encarga de todos los servicios básicos relacionados con la instalación y mantenimiento, en definitiva, es una gestión delegada en una empresa proveedora de esa plataforma.

Las empresas externas que proveen de estos servicios suelen denominarse "Proveedores de Servicios de Aplicaciones" (ASP = Applications Service Provider); la utilización de la modalidad ASP proporciona algunas ventajas evidentes, por ejemplo, la implantación de la plataforma es inmediata, se pueden prever los costes de forma muy cercana a la realidad, las cuestiones de mantenimiento y actualizaciones dependen de la empresa proveedora, la capacidad de acoger más alumnos/as o cursos (escalabilidad) se conoce de antemano, etc., y quizás un punto muy importante, si algo de lo previsto falla o no sucede como se había prometido, se busca otro proveedor y se abandona el proyecto originario.

Las tendencias que muestran los estudios de mercado son claras y definitivas: pocas empresas o instituciones que desean implantar el e-learning se deciden por desarrollar una plataforma propia, pues los inconvenientes serían superiores a las ventajas

Y aunque parezca que la cuestión de la elección de la plataforma se va aclarando, el hecho es que no es así, porque ahora llega el momento de tomar otra importante decisión: plataforma estándar sí, pero… ¿plataforma de software libre o comercial?

Actualmente han comenzado a tener mucho protagonismo las aplicaciones informáticas denominadas de “software libre”, o si preferimos el término inglés, "OPEN SOURCE"

La expresión "SOFTWARE LIBRE" se refiere a la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software o programa informático al que responde la aplicación. Más precisamente, significa que los usuarios de programas tienen las cuatro libertades esenciales.

La libertad de ejecutar el programa, para cualquier propósito (libertad 1).
La libertad de estudiar cómo trabaja el programa, y cambiarlo para que haga lo que usted quiera (libertad 2). El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.
La libertad de redistribuir copias para que pueda ayudar al prójimo (libertad 3).
La libertad de mejorar el programa y publicar sus mejoras, y versiones modificadas en general, para que se beneficie toda la comunidad (libertad 4).
www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html

Creemos que es importante añadir que una plataforma tecnológica de software libre no supone coste económico en su adquisición y no se paga por licencias de usuario/a ni actualizaciones, pero sí se mantienen los costes derivados de servicios asociados, y requerimientos para su uso y mantenimiento.

Actualmente hay disponibles varias plataformas tecnológicas que son software libre, por ejemplo:


Volver